Seguridad

En un ejercicio de responsabilidad y de coherencia, les queremos hacer llegar esta información, con el fin de alertar y poner en su conocimiento una cuestión que está concurriendo en el mercado y que pone en un riesgo innecesario la seguridad de un colectivo tan vulnerable.

En referencia a los castillos hinchables o equipos de juego hinchables, existe una Normativa Europea de Seguridad, con denominación UNE: EN 14960/2007. Esta norma, de obligado cumplimiento en otros países de nuestro entorno, indica cómo se deben de construir los castillos, sus formatos de construcción, las medidas de seguridad que debe de contemplar cada modelo y las directrices de gestión y manipulación de los mismos.

Tras una exhaustiva revisión del material existente en el mercado actual, lamentablemente no hay demasiados equipamientos que puedan disponer de esta certificación. Para que sepan que es lo que tienen que solicitar, es un documento acreditativo del fabricante del hinchable (no de la empresa) donde especifique el número de serie del hinchable (digamos su matrícula) su nombre o denominación y un texto acreditando fehacientemente el cumplimiento de esta normativa en la construcción del mismo.
Recuerden la denominación de la normativa UNE: EN 14960/2007 (o 2006 ya que el 2007 es un texto refundido) Cualquier otra certificación CEE o similar no cumple con los parámetros de esta normativa. El que se presente como documentación a aportar que el hinchable a pasado diferentes controles de calidad o de mantenimiento no quiere decir que su construcción sea segura en tanto no lleve anexo la referencia a la normativa. Lo que no está en origen fabricado de manera segura es indiferente si está revisado, limpio y en perfecto estado: simplemente puede ser peligroso.

Por otro lado, esta normativa exige una serie de controles por parte de las empresas que distribuyen y alquilan este tipo de equipamientos. Las más importantes son las de disponer de un monitor (u operador) que controle el buen funcionamiento del equipo y la seguridad por parte de los usuarios. No se pueden alquilar los hinchables sin personal cualificado para controlar y responder en tiempo y forma ante cualquier contingencia, por poco habitual que sea.

En esta cuestión, han de saber que el Seguro de Responsabilidad Civil se exime de responder ante el usuario (consúltenlo con cualquier compañía de seguros) si ante un incidente por el mal funcionamiento del hinchable o por problemas de montaje, se tiene un percance o accidente a los usuarios del mismo. Para entendernos: sin personal de la empresa contratada en las instalaciones del cliente, si hay un problema de cualquier índole no se responsabiliza la compañía de seguros.

Esta mala praxis, extendida sobre todo en esta época de crisis que tenemos, por el tema de ahorrar costes, redunda en una verdadera ruleta rusa con la seguridad de los niños. Debemos de concienciarnos de que al igual que solicitamos seguridad en los centros escolares, en nuestros vehículos, en nuestras casas, debemos de dar el máximo de seguridad también con el ocio y diversión, sobre todo si algunas de las empresas del sector estamos dispuestas a hacerlo. Para eso debemos de conocer todos esta normativa y pedir el cumplimiento de la misma.